domingo 25 de febrero de 2024    | Muy nuboso 20.2ºc | Mar del Plata
Pablo Borboroglu, el marplatense que ganó el "Nobel Verde" por su labor mundial en la conservación de los pingüinos | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
domingo 25 de febrero de 2024

Pablo Borboroglu, el marplatense que ganó el "Nobel Verde" por su labor mundial en la conservación de los pingüinos

martes 23 de mayo de 2023
Pablo Borboroglu, el marplatense que ganó el "Nobel Verde" por su labor mundial en la conservación de los pingüinos

El biólogo marplatense Pablo Borboroglu, quien fue reconocido con el Indianapolis Prize, también conocido como el “Nobel de Conservación”, manifestó el orgullo por este premio que reconoce su trayectoria en el estudio y cuidado de las distintas variedades de pingüinos que hay en el planeta.

“Hay varias que están en riesgo, el cambio climático no se resuelve a corto plazo pero sí podemos solucionar la presión que hacemos como humanos”, dijo  sobre evitar contaminación y avanzar sobre alternativas que la sociedad tiene a mano para proteger a estas y otras especies, al igual que a los océanos.

Resultó elegido por un jurado que en principio lo seleccionó junto a otro cinco candidatos entre 30 postulantes. “Fue una enorme sorpresa”, aseguró a Radio Brisas  desde Londres, donde la semana pasada recibió esta distinción, también conocida como el "Nobel Verde".

Dijo que con este tipo de premios lo que se logra es “legitimar lo que hacemos, porque nuestras ideas están alineadas con la conservación mundial y te testean con colegas que admiramos”, explicó sobre el mecanismo. Y en cuanto a los beneficios del premio, reconoció que “abren puertas políticas porque se empujan objetivos y proyectos en carpetas, ser escuchado y más considerado”.

Se apasionó con los pingüinos sin conocerlos más que por los relatos que aquí, en Mar del Plata, le hacía su abuela, que era griega y se radicó en principio en Comodoro Rivadavia, donde convivió durante años con esa especie.

Estudió abogacía, quería hacer carrera diplomática pero su pasión por la conservación de los pingüinos lo llevó a cursar la licenciatura y luego el doctorado en biología marina, siempre con el objetivo de trabajar en alternativas de conservación y no tanto en la producción de contenidos científicos. Fundó la Global Penguin Society. 

Contó que en el mundo hay 18 especies de pingüinos, de las cuales la mitad está amenazada. “A algunas solo le quedan 1800 parejas en todo el planeta”, dijo sobre los efectos del calentamiento global, los derrames petroleros y también los excesos de la especie humana, que también tienen su impacto.

Insistió en la importancia de este precio como valor político para que se abran puertas a las recomendaciones y gestiones en vías de proteger especies. Citó el caso del pingüino africano. “Si las medidas que toma Sudáfrica no son acordes, pronto los vamos a ver desaparecer”, advirtió.

Recordó sus inicios en esta misión que se propuso. “Me decían que madure, que cómo me iba a dedicar a los pingüinos”, comentó con risas sobre aquellas cometarios. “Nos decían amarillistas porque advertíamos del riesgo de la especie y hoy no nos pueden negar lo que ocurre”, remarcó.  

Sobre soluciones posibles insistió en la colaboración que la especie humana puede hacer desde el cuidado ambiental. Citó el caso de los microplásticos, presentes en casi toda la cadena trófica. “Somos 8.000 millones de personas en el planeta, y si evitamos una bolsita de nylon cuando vamos al mercado son 8.000 menos que evitamos que impacten sobre el medio ambiente”, explicó.

Te puede interesar
Últimas noticias