sábado 02 de marzo de 2024    | Lluvia ligera 27ºc | Mar del Plata
Alegría sobre ruedas: los Autos Locos de Lincoln | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
sábado 02 de marzo de 2024

POSTALES DE PROVINCIA

Alegría sobre ruedas: los Autos Locos de Lincoln

sábado 10 de febrero de 2024
Alegría sobre ruedas: los Autos Locos de Lincoln

Como cada febrero, la ciudad de Lincoln, en el noroeste de Buenos Aires, deja de lado sus penas por un rato y se dedica a disfrutar de una de las fiestas populares más importantes de la provincia: el Carnaval Artesanal. Durante esos días,una  avenida Massey es el centro de atención no solo de sus habitantes, sino de miles de personas que llegan de todo el país para ver desfilar a las comparsas, los cabezudos, las carrozas y lo que sin dudas es el símbolo de esa fiesta: la Troupe de Autos Locos.

Claudio Bernini es hoy su director y en charla con "Postales de Provincia" contó como su padre, Julio Omar Bernini junto a un amigo comenzaron esta historia.

“Esto nace en el taller mecánico de Palma y Bernini, el socio de mi papá era Juan Carlos de Palma. Ahí dejaron de participar en lo que eran carreras de automovilismo zonal, acá en la zona noroeste de la provincia de Buenos Aires. Entonces se le dio por agarrar una Estanciera en diciembre de 1974, decidieron cortarle el techo, cortarle la cola y acomodar el capot con los guardabarros, y por medio de mecanismos mecánicos y eléctricos en ese momento, lograron de que se tirara la cola de la Estanciera, se levantara el techo el capot, y después todo vuelva al lugar. Entonces empezaron, salieron disfrazados ese año, jugando, y le gustó mucho a la gente, causó muy buena impresión, tuvo muy buena aceptación. Entonces para el año siguiente ya prepararon las cosas y así fue como fueron sumando autos de ellos hasta el año 86, que estuvieron juntos en lo que era la sociedad. Después se separa la sociedad en el taller mecánico y con ello también lo que es la sociedad en el show y bueno, sigue mi viejo con esto.”

Esa vieja camioneta despertó una pasión que se multiplicó y dio orígen a la troupe. 

Al año siguiente hicieron un Citroën, lo cortaron, sacaron las ruedas traseras, le pusieron unos movimientos mecánicos y lo hicieron bailar. Y después siguieron, en total son 16 autos, aunque en la actualidad tengo 6 en funcionamiento. Después de la pandemia con la merma de trabajo que fue como la estocada final, opté por dejar 6 autos. Los otros están parados, esperando a ver cómo seguimos con todo esto.”

Claudio habla de cada uno de ellos con el entusiasmo de un chico hablando de sus juguetes.

“Giro con tornillo” es un Isetta, una carrocería de un auto Isetta, muy chiquito. Es un auto que salió después de la Segunda Guerra Mundial. Ese auto tiene un aro de los dos lados y se llama Giro con Tornillo porque viene con el chofer, toma carrera, frena, vuelca por completo, 360 grados, da dos o tres vueltas y vuelve a caer sobre las cuatro ruedas y sigue andando. Para ver como funcionaba al principio lo probábamos en la calle, porque acá nosotros no somos ningunos ingenieros, somos solamente ingeniosos. El piloto de pruebas era yo, atado, probábamos, tomábamos carrera, frenábamos y veíamos como resultaba.  A los costados íbamos buscando ponerle contrapesos, con unos cigüeñales de autos viejos atados hasta que encontramos el punto y ahí lo llevamos a la práctica. Es un trabajo que se va haciendo, por lo general se empieza a trabajar con un auto cerca de la fecha del carnaval y a probar y a prueba y error es una semana o dos que estamos metidos continuamente en eso y ahí lo sacamos a andar.

"Luego tenemos el Picarón, que es una réplica de un Ford T, llevado a escala muy chiquita, entra una persona sola, apretado, ese auto se abalanza y gira, da vueltas, es un trompito dando vueltas. También tenemos los Taxis Locos, que son dos Ford T, modelo original, en escala original, uno es de 1925 y el otro de 1927.  Esos dos cargan gente atrás y se abalanzan, quedan las ruedas delanteras a un metro 20, un metro 30 del piso, andan abalanzados, caídos sobre su eje trasero los dos y después empiezan a dar vueltas y giran, van girando, va gente colgada atrás, que va volando y después se normalizan y vuelven a caer sobre las cuatro ruedas y andan normal. Después que terminan de girar los autos, se dan un beso poniendo los paragolpes delanteros uno contra el otro, y uno de los chicos de la troupe se sube arriba y saluda y ahí ya nos retiramos para hacer el show en otro sector del desfile."

Hay dos autos que siempre causan sensación, con las locuras que hacen en cada desfile: "Uno es el Ratón Loco, que es una carrocería de un Heinkel, tiene la puerta al frente que se abre hacia delante. Hace maniobras, es como un ratón, tiene sus orejas, su cola, está motorizado con un motor más moderno, no el original y hace maniobras muy cortitas, dobla casi sobre su propio eje, pega la vuelta, se vuelca para un costado, se vuelca para el otro, queda dando vueltas en el lugar, el chofer se baja, lo doma arriba del techo, sale del auto, queda el auto solo, se vuelve a subir, lo vuelve a domar un rato, se mete adentro y también interactúa con la Bolita Loca. Es un Fiat 600, se pelea un poco con el Ratón, se le cruza adelante en el desfile, no lo deja avanzar, entonces el Ratón lo encara y en un momento la Bolita Loca se parte al medio, un pedazo para cada lado y el Ratón pasa por el medio. Y ahí empiezan a jugar los tres pedazos de auto. Queda una parte delantera y una parte trasera del Fiat, cada uno anda por su lado, cada uno tiene su chofer, cada uno tiene su motor, su batería, su freno. Muchos lo utilizan acá en Lincoln, se está utilizando mucho para lo que es un auto de divorcio, con la mitad para cada uno."

Ya los pioneros de esta loca aventura de llevarle alegría a sus vecinos no están, pero sus descendientes mantienen vivo el espíritu de aquellos soñadores. "En el 2005 faltó mi padre y yo seguí adelante con todo esto. Y a Juan Carlos de Palmas hace cuatro o cinco meses que lo hemos perdido, un hombre de 94 años que era el ex-socio de mi papá. Y bueno, acá lo que nos enseñaron es que los sueños se pueden hacer realidad. Vos podes soñar con un auto que se corta al medio, y sí, se corta al medio. Otros que toman carrera y dan vuelta carnero y hay que hacer el intento. Y ese es el gran legado y lo que tenemos que seguir, tratando de sacarle sonrisas a la gente. Tadeo, que es el más chico de mis tres hijos, ya es chofer del Ratón, con lo que ya es la tercera generación de los Bernini que están trabajando con los autos. Y ahora recién llega del trabajo, come algo, y con este calor sofocante que tenemos vamos, nos metemos en el taller, junto con un montón de chicos que vienen a ayudarnos, un montón de amigos que son los choferes y nos quedamos hasta altas horas de la noche trabajando. Ahora él se va a ocupar de pintar, hay unos retoques que hay que hacer, un poco de mecánica, y esto va así, de generación en generación, y el que le gusta lo sigue y el que no lo deja."

Mantener a estos vehículos tan particulares no es tarea fácil y los costos son altos, por eso la troupe no solo desfila en Carnaval sino que es contratada en otros lugares y eso permite seguir adelante. "Nosotros participamos en el carnaval de Lincoln, estamos en competencia, hay una categoría que se llama grupo de autos y participamos con seis autos, de los cuales, bueno, según el premio que nos toque, recibimos la cantidad de dinero que corresponda al premio. Lo que hacemos después es trabajar en el país, animando fiestas, hemos estado muchas veces en Mar del Plata, en la inauguración de temporada, allá por el 90 o 91. Hemos sido contratados para desfilar en la Fiesta del ternero en Ayacucho, estuvimos en la Fiesta Nacional del Lago en El Calafate, en la Fiesta del Poncho en Catamarca, hemos recorrido varios kilómetros ya a través de los 49 años que vamos a cumplir en estos carnavales."

Lincoln es la Capital Nacional del Carnaval Artesanal, convoca a mucha gente, este año debe haber alrededor de 150 participantes en las distintas categorías. Bernini habla con orgullo de la fiesta de su pueblo:"Hay 10 carrozas, de unos 15 metros de largo por 4 o 5 metros de alto. Eso todo se fabrica en Cartapesta acá en Lincoln. Después tenes la participación de mini carrozas que son más chicas, otras categorías que son máscaras sueltas, cabezudos, que son cabezas gigantes con un cuerpo de tela y siempre con tono de sátira. Después están las atracciones mecánicas, donde participamos nosotros, atracción mecánica sola, que es en la que participan con un auto solo, también las comparsas, batucadas con y sin cuerpo de baile.  Es un estilo único, lo mejor que te puede pasar es venir a verlo, porque entenderlo verbalmente es muy difícil, cada uno puede imaginar lo que quiere, pero hay que vivirlo."

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias