martes 16 de abril de 2024    | Nubes 15.9ºc | Mar del Plata
La Biela: un clásico de Buenos Aires que nunca pasa de moda | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
martes 16 de abril de 2024

La Biela: un clásico de Buenos Aires que nunca pasa de moda

martes 26 de marzo de 2024
La Biela: un clásico de Buenos Aires que nunca pasa de moda

“Por acá pasó el país” dijo Carlos Gutiérrez, director general y uno de los socios del café Notable “La Biela”, para ilustrar la mística que imanta a locales y turistas en el coqueto barrio de La Recoleta de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Gutiérrez no lo expresó por soberbio, solo replicó el título de una contratapa que publicó el diario Popular en finales de la década del 90 y que además se observa en las fotos que adornan las paredes de una de las esquinas más bellas, en Junín y Avenida Quintana.

Adolfo Bioy Casares, los hermanos Gálvez, Alain Delón, Cristina Onasis, Angela Merkel, Jorge Luis Borges, entre otros se sentaron en sus mesas. Unos apenas de paso y otros fueron parroquianos y cómplices de las historias que transcendieron del café al mundo entero.

Cuando uno entra al salón, escucha varios idiomas y se puede distinguir rápidamente entre turistas y locales, que hacen un alto en su tarea para un tentempié sin pensar tanto en la mitología porteña que inunda esas mesas.
Luego de un almuerzo clásico y con mozos que no anotan los pedidos, a la espera del pocillo clásico para cerrar la comida, la figura del dueño se acercó a la mesa. “En esta zona hay gastronomía desde 1820” expresó en forma de anfitrión y antes de que llegue la preguntó soltó la historia completa.

“La virreina del Río de La Plata, que estaba casada con el Virrey Del Pino, le regaló a la peonada un pedacito de esta zona para que se pusieran una pulpería. Fue un espacio de la mala muerte porque está zona era muy peligrosa” contó Gutiérrez para graficar que él, y sus socios sostienen la misma actividad en esa porción de Buenos Aires desde hace 204 años.

Claramente no era lo que es hoy. En 1880 llegó el Vasco Michelena y montó la mejor pulpería de la ciudad y La Recoleta, ya comenzaba a ser La Recoleta, apalancada por el cementerio y la iglesia Del Pilar. El campo santo, que fue el primero de la Reina del Plata, era la vidriera de la alta sociedad porteña para ostentar hasta la vida eterna la exuberancia patrimonial de las familias patricias.

El director general de La Biela, aseguró que el nombre se lo dio el corredor de F1, Beto Mieres, que buscando un lugar para parar luego de haber sido echado de un “boliche” de Libertador llegó con su coche fundido, bajó y le mostró al mozo de turno lo que tenía en su mano.

“¿Gallego, sabés lo que es esto? Una biela fundida” y en ese acto, no solo fundió un motor, sino que se fundió un nombre olvidando para siempre los dos anteriores. En un principio se llamó “La Veredita” (hay un sándwich en homenaje en su carta), luego Aero Bar y finalmente el que ahora convoca a miles de personas por año que buscan su historia en la recorrida por sus mesas.
Gutiérrez, dueño desde 1966 junto con 40 socios en ese inicio, regaló un par de anécdotas a los perplejos visitantes afortunados.


Adolfo Bioy Casares


“La mesa 20 era de Bioy. Siempre estaba disponible para que la ocupe, venga o no. El llegaba, saludaba a todos y entraba a la cocina para elegir que comer, le gustaba estar en contacto con todos y en homenaje a ese trato, se sacó una foto con gran parte del personal para publicar en el libro con el que ganó el Premio Cervantes”.

Joan Manuel Serrat

“Serrat era fanático de Boca y cuando venía a almorzar los domingos, lo hacía con los trabajadores que comían todos juntos a las 16 y ponían el partido por radio para no escucharlo con ellos”.

Jorge Luis Borges

“Borges se sentaba con Bioy a escribir en estas mesas y uno de sus libros está ilustrado con las fotos que sacó su amigo de este lugar”.

José Froilán González

“Froilán, que hablaba más que Fangio, aseguraba que Mieres era mejor que ellos dos juntos, pero cuando iba a Europa, era play boy y no corredor”.

Política

“Acá vienen todos, los radicales, los peronistas, los liberales. Pasaron todos los presidentes del país, hasta vino Merkel, la alemana. Milei todavía no pasó, pero lleva poco tiempo en el cargo”
Un viaje a Buenos Aires no sería completo sin pasar por La Biela. Después ahí se cruza la plaza y se puede comenzar un viaje por la historia argentina en el Cementerio de la Recoleta para descubrir a Evita y Alfonsín, Dorrego y Lavalle, Sarmiento y Mitre, Leloir y Firpo.

En avenida Quintana al 600 arranca una recorrida imperdible y obligada.

Te puede interesar
Últimas noticias