-
viernes 24 de mayo de 2024    | Nubes dispersas 7ºc | Mar del Plata
Todo esto pasó el fin de semana en el deporte marplatense | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
viernes 24 de mayo de 2024

Todo esto pasó el fin de semana en el deporte marplatense

lunes 15 de abril de 2024
Todo esto pasó el fin de semana en el deporte marplatense

Una nueva Maratón se corrió en Mar del Plata, Aldosivi se trajo tres puntos de Mendoza en un partido lleno de acción y Alvarado perdió en el Minella versus Maipú. El jugador Santiago González sufrió una conmoción cerebral y fue retirado en ambulancia. Peñarol cayó en su segundo encuentro como local y persigue entrar en los playoffs a falta de ocho partidos por terminar la temporada.

En Mar del Plata, el fin de semana tuvo en lo deportivo un espacio dedicado a la edición 2024 de la Maratón. Allí, los deportistas jugaron al ritmo que les fue cantando el fuerte viento que sopló desde las primeras horas del día desde el este.

El dato fehaciente es que los ganadores (los experimentados Ulises Sanguinetti y Anahí Castaño) llegaron a la meta con tiempos muy alejados de sus mejores marcas. La enfermera de la Clínica 25 de Mayo fue bicampeona con 2:58:13, cuando su marca en 2023 había sido de 2:54:52. El tresarroyense hizo lo propio con 2:35:42, diez largos minutos por encima de los 2:21:50 de Miguel Mazza, el campeón del año pasado.

Mientras tanto, al sábado que antecedió ese ventoso domingo le puso la cara la tribuna de Alvarado, que colmó la popular del José María Minella una vez más para ver al equipo de Mauricio Giganti.

En la previa, el DT confirmó algo que desde la convocatoria ya era una posibilidad: Guillermo Sánchez, el delantero Oscar Belinetz y Tomás Rambert volvieron a compartir la delantera de Alvarado desde el arranque. El hijo de Pascualito fue el emblema del ataque para el equipo local, que llegó a depender en el primer tiempo de los desbordes del joven de Independiente en asociación con Agustín Aleo, el marcador izquierdo que tiene Alvarado.

De esa manera fue lastimando Giganti al anteúltimo en la tabla Maipú, que desde el 20’ contaba con un jugador menos tras la expulsión del lateral derecho Moyano. Sin muchas otras fórmulas que el centro a la olla, Alvarado pudo convertir un gol en los primeros 45’: el reincorporado Tomás Rambert interceptó al 22’ un centro desde el costado derecho y la mandó a la red, pero el asunto terminó anulado por posición adelantada de Oscar Belinetz, que partió en offside para intentar cabecear el mismo envío.

Ya en el segundo tiempo, Giganti mandó toda la carne al asador con el cambio del lateral Bettini por el volante Ramiro Makarte a los 13’, y dejó tres hombres en el fondo del Minella para aguantar algún ataque ocasional de Maipú, que nunca se fue del partido. Pero le duró poco: corrían los 27’ cuando el mismo Makarte, poco astuto, le pegó una trompada desde atrás al 10 del equipo mendocino, Juan Arno. Fue roja fácil para el árbitro y enojo instantáneo para el técnico del Torito, que le pasó factura al jugador en la conferencia después del partido. “Todavía no hablé con él, seguramente lo hagamos en la semana y tendrá su sanción”, sacudió.

Con el asunto equilibrado en lo numérico, Maipú se soltó más y ensayó un contragolpe que los zagueros de Alvarado no supieron dominar: sacó el remate Misael Sosa, respondió el Mono Manuel Lungarzo pero el rebote le quedó a Matías Viguet, que definió con el arquero agazapado y decretó el 1-0 para que Alvarado sume su quinto partido sin ganar. Baldazo de agua fría para los de Matadero, en un escenario que les venía siendo infalible (3 victorias y 1 empate). Volverán a jugar el martes que viene frente a Ferro Oeste.

El final del partido terminó empañado por una situación que envolvió a Santiago González, el juvenil de Alvarado que había ingresado desde el banco. Había recibido un rodillazo en la cara y, tras ser atendido, insistió para volver a jugar: unas pocas jugadas después, perdió el conocimiento por una conmoción cerebral y fue retirado del campo en una ambulancia. De acuerdo con el parte médico, el jugador ya “fue dado de alta tras haber presentado una buena evolución de su cuadro clínico”, y “en los próximos días seguirá bajo estudios médicos” como indica el protocolo FIFA.

En la vereda de en frente, los dirigidos por Yllana viajaron para buscar al menos un punto frente a Gimnasia, con la certeza de que contaban con las importantes bajas de Gonzalo Mottes en la zaga central, Marcelo Esponda en el mediocampo y Nicolás Laméndola en el extremo izquierdo del ataque.

Así y todo, el Tiburón logró traerse 3 puntos en un partido repleto de hechos bizarros: el árbitro Adrián Franklin y el asistente número 2, Juan Viglietti, se hicieron con el protagonismo del partido en más de una oportunidad: en total, fueron anulados por el afinado ojo de Viglietti cuatro goles (dos para el local, dos para el visitante), mientras que su compañero anuló otro gol por offside. En tanto, el árbitro sancionó dos penales a favor de Gimnasia, uno de los cuales fue atajado por Carranza para evitar el empate 3-3 a falta de cinco minutos para el final.

Se puso en ventaja Aldosivi en el primer tiempo con la fórmula que bien conoce en el terreno de visitante: fue a los 18’ con un envío de pelota parada de Alonso desde la esquina izquierda, que tuvo varias intercepciones hasta finalmente ser ratificado por Elías Torres, que casi se lleva el guante del arquero junto con la pelota para rematar en el área chica y empujarla a la red. Cuarto gol en el año para el único oriundo del club que tiene un puesto asegurado en el once de Yllana. Luego, a los 29’, llegó otro gol para el Tiburón: con algo de fortuna, un remate de Sosa que iba esquinado abajo fue desviado en una pierna y le quedó a Alonso, que agarró a contrapié al arquero mendocino y firmó el 2-0.

Pero el primer tiempo terminó con un desarrollo calcado al del último partido en el Minella. Fue Godoy quien a los 30’ se colgó de Meritello, que era el destinatario de un envío desde arriba buscando el área de Carranza. Un agarre light, pero inobjetable, que significó el segundo penal en lo que va del torneo para Godoy. A lo Messi contra Francia, Ciccollini la esquinó al rastrón y engañó a Carranza para el descuento de Gimnasia de Mendoza, que se fue al descanso perdiendo por uno. En el medio, Viglietti le anuló al local dos goles por offside, en dos jugadas muy finas.

Ya en el arranque del segundo tiempo fue anulado el tercer gol por Juan Viglietti, que vio a Torres adelantado cuando partía para el 3-1. Pero luego, a los 10’ un segundo envío desde la esquina significó el gol de Juan Sills, que hizo las veces de central para reemplazar al lesionado Mottes en el encuentro.

A partir de allí, el equipo de Yllana se encargó de dilapidar un escenario que tenía dominado. Incluso con la expulsión de Meritello tres minutos después del gol de Aldosivi (le soltó un cortito a un jugador del Verde y se fue sin protestar la roja), los de Yllana se apilaron en el primer cuarto del campo de juego y se dedicaron a resistir los ataques de Gimnasia, que se insinuaba bastante endeble en el fondo.

Finalmente, el gol de la preocupación llegó a los 30’ del segundo tiempo a través de Luis Silba, que con el 3–2 sembró la preocupación –y la euforia– en los de Yllana. Viglietti, por su parte, anuló en toda regla el 4–2 que había marcado el ingresado Federico Andrada por Torres. Ingresó a los 30’ junto con Iñiguez, que suplantó a Godoy y no redondeó un buen partido.

Con todo esto, Aldosivi casi termina entregando una victoria que tenía lista para sacar del horno cuando, en los instantes finales, el juez Adrián Franklin vio mano de González y cobró el segundo penal de la tarde. Se vistió de héroe Carranza y salvó a Yllana de un segundo empate con sabor amargo. No tuvo tiempo de festejarlo el efusivo DT, que se fue expulsado en esa secuencia: tres rojas lleva ya en lo que va del torneo.

Lo certero es que Aldosivi se trepó al cuarto puesto de su zona, con 20 puntos. Lidera Colón, que tras ganarle 3–1 como visitante a Tristán Suárez tiene 24 puntos.

El terreno del basket no fue propicio para los marplatenses. En la noche del domingo, Peñarol recibió a San Martín de Corrientes en busca de la soñada duodécima posición de la tabla que conserva Regatas, que es por ahora el último en clasificar a los playoffs.
Los de Laginestra salieron al Polideportivo Islas Malvinas con el envión anímico de haber vencido a Quimsa (hoy finalista del Americas) en su propia cancha y a Oberá Tenis Club en su primer partido en la vuelta a la localía. De arranque, las cosas marcharon bien: los cinco en cancha recibieron nada más que 29 puntos en 20 minutos de juego y se fueron al descanso largo arriba por 38–29.

En el tercer cuarto, la cosa se dio vuelta. Los correntinos salieron a jugar otro partido y ajustaron defensivamente la cuestión, con el ecuatoriano Bryan Carabalí como principal protagonista (terminó con 17 puntos, 7 rebotes y 3 tapones). Con un parcial de 20–11, el encuentro llegó a los últimos 10 minutos con ambos equipos empatados en 49.

El último tramo fue de goleo intenso para ambos. Aun con una de las mejores versiones de Tomás Monacchi, que redondeó 17 puntos, 3-5 en dobles y 3-5 en triples, San Martín castigó al Milrayitas y fue 20–27, para un marcador final de 76–69. Así, Peñarol quedó relegado al 15º puesto, con doce victorias y 18 victorias. Se mantiene a dos victorias de los “Remeros”, que tienen un partido más. Sin mucho tiempo para descansar, el equipo marplatense volverá a jugar el viernes a las 21.00 frente a Platense, el 4º en la tabla de la Liga Nacional.

Te puede interesar
Últimas noticias