-
viernes 24 de mayo de 2024    | Muy nuboso 6.1ºc | Mar del Plata
Damián y Débora: así vive una pareja de cartoneros en nuestra ciudad | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
viernes 24 de mayo de 2024

Damián y Débora: así vive una pareja de cartoneros en nuestra ciudad

martes 14 de mayo de 2024
Damián y Débora: así vive una pareja de cartoneros en nuestra ciudad

Caminan todos los días unas 200 cuadras por la ciudad de Mar del Plata en busca de cartones y todo aquello que se pueda vender para lograr conseguir el dinero que les permita conseguir el sustento diario. Viven en una precaria casilla de madera y chapas que ellos mismos construyeron dentro de la Villa Evita, cerca del estadio Mundialista. Sin luz eléctrica ni calefacción.

Apenas comienza el día recorren la avenida Independencia hasta la calle Alvarado y de allí hasta el Materno Infantil para luego regresar al punto de partida. Eso les lleva hasta pasado el mediodía, deteniéndose en cada contenedor, en cada puerta de un negocio o de una casa donde algún elemento se pueda rescatar de lo que los demás desechan. Algunos comerciantes ya los conocen y les guardan las cajas de cartón, varias panaderías les regalan pan o facturas del día anterior. Damián trabajaba hasta hace un tiempo en el predio de disposición final de residuos (la "quema" como le dicen él) y ella, con 28 años, tiene tres hijos que viven en la casa de su madre, y está embarazada de ocho meses. 

En diálogo con el móvil de Radio Brisas, Débora contó que llegan a juntar unos 40 o 50 kilos en una jornada y se los venden a los mayoristas que tienen sus depósitos en la misma villa. "Nos pagan 170 pesos por kilo, ahora bajó el precio. En un buen día llegamos a juntar 10 mil pesos." El carro que tiran no es de ellos, se lo alquilan a su padre. "Hay gente que alquila carros para cartonear. El padre de él es uno. Tiene cinco y los cobra a 4 mil pesos por día". Hoy Damián está feliz porque de un taller le regalaron una caja con fierros viejos que podrá vender al chatarrero del barrio. 

 

A pesar de su embarazo y del frío que comienza a sentirse con rigor en la ciudad, Débora afirma que va a seguir haciendo esto hasta que nazca su beba. "Me cuesta caminar, pero tengo que seguir, después saldrá él solo. Algunos comerciantes colaboran con comida, las farmacias me regalaron el bolso nuevo, pañales, todo el kit de perfumes, de jabones, ropa, pido en las iglesias, también en Cáritas, me ayudan, me dan la mercadería por mes, pero igual no alcanza".

Conocedores de la calle, no desconocen que hay mucha gente que roba cables, caños de cobre y objetos de bronce para reducirlos y confirman que se sabe donde están los lugares donde se compran cosas robadas. "Eso depende de la vida de cada uno, muchos no lo hacen por la comida, lo hacen por las adicciones. Porque si no tranquilamente podrían hacer lo mismo que hacemos nosotros para poder comer".

En el entorno en que viven, la situación es muy complicada. "En la villa todos viven de los carros. Los jóvenes, la gente grande, todos salen a cartonear. Uno quiere algo mejor y que todo cambie. No sé, que la gente ayude un poco más también. Porque hay mucha gente que no mira para el costado".

La historia de Damián y Débora seguramente se parece a la de muchas personas que vemos a diario recorriendo las calles de Mar del Plata. "Nosotros buscamos lo que la gente tira, lo que la gente ve como basura para nosotros es plata". 

Te puede interesar
Últimas noticias