-
sábado 13 de julio de 2024
Publicidad

Médicos denuncian que los aumentos en las prepagas no afectan a sus salarios

lunes 17 de junio de 2024

El reclamo fue emitido por la Asociación de Médicos de la República Argentina (AMRA). Desde allí sostuvieron que los incrementos en las cuotas de las empresas de medicina prepaga no impactan en los honorarios de los trabajadores.

A fines de mayo, la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS) informó que las empresas de medicina prepaga acordaron con el Gobierno el reintegro de los aumentos cobrados desde el mes de diciembre. A cambio de esta devolución, las prepagas tendrían la posibilidad de aumentar sus cuotas sin ningún tipo de control a partir de julio.

En este contexto, el Ejecutivo solicitó al organismo dejar sin efecto la medida cautelar que había llevado a la justicia por la demanda de cartelización en este sector.

El acuerdo, alcanzado en sede judicial, establece que las empresas podrán ajustar sus cuotas "libremente conforme estructuras de costos y debido cálculo actuarial". Esto significa que cada empresa podrá determinar el porcentaje de aumento que aplicará a sus planes, sin tener en cuenta ningún tipo de parámetro o referencia. De esta forma, se estima que los aumentos rondarán entre el 8% y el 15%, aunque algunos podrían ser incluso más altos.

Marcelo Regner, médico pediatra y epidemiólogo y dirigente del sindicato AMRA (Asociación de Médicos de la República Argentina), fue consultado por la Televisión Pública y expresó que “la situación en las prepagas y obras sociales es de achatamiento salarial, los trabajadores médicos están bajo el pluriempleo y cobran los honorarios con 90 a 120 días de retraso, con el valor que trabajaron tres meses antes”.

Además, explicó que esta problemática “perjudica al sistema de salud, porque cada vez hay menos interés por ser médico y menos interés por hacer residencias y especializarse”.

El dirigente puntualizó, a su vez, en que la situación afecta a los pacientes, que ”tienen que pedir un turno que se da a tres o cuatro meses, y muchas veces pasa que cuando llega el momento del turno el médico cambió de lugar de trabajo, se va, como también deja la especialidad”, haciendo referencia a la marcada baja de especialistas que se aprecia cada vez más en las cartillas médicas.

“El paciente siente que tiene una prepaga que no lo contiene y, por otro lado, el dueño del prepago sigue enriqueciéndose, comprando clínicas y sanatorios, mientras al médico le siguen achicando el salario. En la actualidad, el médico cobra un tercio de lo que debería cobrar la consulta, lo mismo ocurre con las guardias que se cobran la mitad de lo que valen”, concluyó Regner.

 

Imagen generada con inteligencia artificial