-
sábado 13 de julio de 2024
Publicidad

Argentina pone a punto el primer avión eléctrico de Latinoamérica

martes 09 de julio de 2024

Este año, el primer avión eléctrico de América Latina podría realizar su primer vuelo. Fue fabricado por Aviem Aeronáutica SRL, una empresa de General Rodríguez, en conjunto con profesionales de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y es impulsado por baterías de litio.

La aeronave en cuestión, denominada AVIEM 100 Epower, está cada vez más cerca de realizar su primer vuelo, según publicó esta semana la Agencia de Noticias Científicas de la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ). Está preparada para transportar hasta 180 kilos y a dos ocupantes, en viajes que hasta el momento no pueden superar los 60 minutos.

Guillermo Garaventta, responsable del proyecto junto con el ingeniero aeronáutico Claudio Rimoldi, brindó una entrevista a la Agencia de Noticias Científicas, donde aseguró que el vehículo “se utilizará para prácticas de piloto o deportivas. Actualmente, en el país se utilizan aquellos que funcionan con nafta y combustión y lo que nosotros hacemos es reconvertir uno de estos a eléctrico".

"El motor es propulsado por baterías de litio, por lo que consume la mitad que los tradicionales y no contamina el ambiente”, expresó el integrante del Centro Tecnológico Aeroespacial de la UNLP, según el artículo.

El mismo informe señaló que "el peso de la aeronave es de 750 kilogramos y, a diferencia de un avión tradicional cuya batería de plomo pesa más de mil kilos, la nueva hecha de litio pesa 290 kg. Desde la Universidad se diseñó la batería, se hicieron pruebas en tierra del funcionamiento de las pilas y adquirieron gran parte del hardware y software para integrar al avión".

"También colocaron la hélice, llevaron adelante pruebas de temperatura y colocaron un sistema de refrigeración para que funcione adecuadamente. Solo resta colocarle las alas y el tablero que utilizará el piloto –que ya están diseñadas– y la aprobación de la Administración Nacional de Aviación Civil para que la aeronave despegue", expresaron desde el medio.

El proyecto se inició en 2022 y la intención es que continúe evolucionando. Uno de los principales objetivos es reducir el peso de las baterías a la mitad para 2030, algo que permitirá aligerar el avión y brindar una mejor performance.

Garaventta, a cargo del desarrollo, ponderó el trabajo realizado. También destacó la importancia del aprendizaje de los más jóvenes y aseguró que Argentina tiene profesionales para crecer.

“Todas las universidades tienen recursos y creaciones extraordinarias y de gran aporte para el país, cuyo único límite es el financiamiento, y no el conocimiento. Hoy el financiamiento es cero y eso es trágico, porque si no continuamos con el apoyo a los investigadores, a los docentes y a los estudiantes, la posibilidad de generar éxito es poca”, afirmó, según el artículo.