-
martes 18 de junio de 2024
Publicidad

La violencia que nos compromete

viernes 10 de marzo de 2023
La violencia que nos compromete
La violencia que nos compromete

Por Daniel Temperoni

Aunque existen diversos tipos y niveles de violencia, la sociedad argentina desanda todos los días una cantidad de hechos que la sacuden y alertan.

Sin embargo, hace años que esta problemática nos viene golpeando y aparece como un fenómeno que nuestros mandatarios no quieren reconocer que existe y sigue creciendo en cada puesta de sol.

Desde mínimas expresiones que se repiten en el tránsito vehicular, peleas callejeras que remueven en un sinfín trágico las siluetas de hordas contra una o dos personas, delincuentes violentando viviendas o arrastrando a alguien en la calle para robarle sus pertenencias.

Todas esas imágenes son hoy nuestro contexto y se ven acompañadas de repeticiones televisivas que horadan hasta el cansancio la mente de la audiencia.

Y como si todo esto no alcanzara para generar el malhumor social, gran parte de nuestra dirigencia política no demuestra un gramo de sensibilidad cuando vierte opiniones lacerantes contra sus oponentes.

Todos se equivocaron y se siguen equivocando, menos ellos, a pesar de haber formado parte de los mayores errores de nuestra historia reciente que nos han traído hasta este presente.

Entonces la gente, que siempre va muy bien al cantar de Serrat, transita cada jornada en un panorama que no da respiro en lo tangible ni tampoco en el aire de su burbuja más cercana.

Sin duda el ejemplo más contundente de epicentro violento es Rosario, una de las ciudades más importantes del país que viene sufriendo hace muchos años el flagelo de la droga y el narcotráfico.

Varias presidencias, numerosas gobernaciones e infinidad de intendencias pasaron debajo de ese puente trágico que se lleva la vida de personas en la forma de ajustes entre delincuentes o como daños colaterales de una guerra a la que nadie se atreve a combatir.

A los violentos los debe enfrentar el Estado con las herramientas legales con las que cuentan los gobiernos; a la violencia intrínseca la debe controlar el individuo cada vez que se encuentra en una situación en la que puede prosperar un enfrentamiento evitable.

Ambos deben ser inteligentes y proactivos.

No hay recetas mágicas para hacerle frente a esta masa crítica negativa, salvo ponerse a trabajar para invertir la carga.-

@danieltemperoni