-
jueves 25 de abril de 2024    | Algo de nubes 9ºc | Mar del Plata
Tomar decisiones: imprescindible y determinante | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
jueves 25 de abril de 2024

Por Lorena Lastagaray

Tomar decisiones: imprescindible y determinante

domingo 03 de marzo de 2024
Tomar decisiones: imprescindible y determinante

Tomar decisiones constantemente es la manera en que vivimos como seres humanos.

De distinta índole, en distintas circunstancias y de mayor o menor grado, nuestras decisiones trazan nuestra cotidianeidad, nuestro presente se ve atravesado por decisiones que hemos tomado en el pasado y nuestro futuro será el presente que hoy creemos mediante nuestras decisiones.

Desde hace un tiempo y gracias a las neurociencias, descubrimos que el hombre es un ser emocional y esto no es un detalle menor porque a medida que lo entendemos y lo comprobamos, vamos tomando conciencia de la importancia de las emociones y el papel preponderante que juegan en nuestra vida, pero ¿Por qué interesan las emociones si hablamos de TOMAR DECISIONES?

Justamente la emoción interviene en la memoria y en el proceso de la toma de decisiones, no solo en lo conductual sino en lo fisiológico (sensaciones corporales) donde experimentamos los cambios emocionales.

Esto que digo, se comparte con otros animales, pero lo que nos diferencia de ellos es el procesamiento de las emociones y cómo las gestionamos.

La Emoción o Las Pasiones como las nombraban los antiguos griegos, es lo que nos diferencia de los animales.

Las 24 horas del día, aun durmiendo, nos hablamos a nosotros mismo y esa rumia mental es la que muchas veces nos estresa y por eso en la nota anterior mencionamos la Meditación como recurso para aquietar la mente.

Entre las conversaciones con nosotros mismos, está la toma de decisiones y se puede decir que casi todas las veces se toman instintivamente, rápida y emocionalmente, porque nuestro cerebro usa la ley del menos esfuerzo, justamente por su función de ahorro de energía, donde toma atajos conocidos y resuelve... (HABITOS, COSTUMBRE), así lo denominamos y por eso es tan difícil cambiarlos, porque el cerebro se resiste a tener más trabajo, conociendo los atajos habitúales que se formaron como creencias mentales y nuestras decisiones están sesgadas por esas creencias.

Pero la toma de decisiones es más compleja, tiene variables y son producto de nuestra mente y el contexto.

Existen dos vías en el cerebro para la toma de decisiones, una rápida y otra lenta por definirlo de alguna manera. El cerebro tiene la tarea de reunir información del mundo exterior y de nuestro cuerpo y orientarnos en esa toma de decisiones.

Las neurociencias comprobaron que ese dilema entre MENTE/CORAZON, RAZON/PASION, es un conflicto entre los dos sistemas mencionados anteriormente, LENTO O RAPIDO, que compiten en nuestra cabeza.

El sistema RAPIDO, con menos esfuerzo, más instintivo, a veces es erróneo. El más LENTO, nos permite evaluar esa intuición para saber si las emociones nos nublan el juicio. (EMOCION SUBE, INTELIGENCIA BAJA.)

Ambos sistemas se ven afectados por nuestras creencias, por nuestros modelos mentales, por eso es tan importante revisar lo que pensamos, recuerden que lo hacemos todo el tiempo...la mente no para si no la entrenamos para aquietarse.

Así sucede con todos los seres humanos y es por eso imprescindible, saber qué pensamos y qué creemos para determinar cómo actuamos.

Para los Empresarios y para las personas que están al frente de Organizaciones donde sus decisiones afectan a muchas personas, estar conscientes de estos procesos mentales es fundamental y es su responsabilidad tomar el compromiso porque de alguna manera, están modificando el contexto en el que se desarrollan.

Acá juega el papel principal, la metacognición, que es la habilidad de analizar lo que pensamos para después emitir un juicio al respecto de las decisiones.

Según la Escuela de Negocios de Harvard, podemos ayudarnos con 8 pasos en la toma de decisiones:

  • Pasar del sistema rápido al lento
  • Mirar la situación como observador
  • Considerar lo opuesto
  • Tomar decisiones en grupo
  • Saber cómo funcionan los sesgos
  • Evaluar el rendimiento del equipo y no el de cada individuo
  • Hacer razonamientos buscando un denominador común
  • Analizar las opciones en conjunto y no por separado

Hay algo fundamental además de estas recomendaciones y tal vez es bueno mencionar a Aristóteles, cuando uno tiene que tomar decisiones y está al frente de una empresa u organización, debe predominar aquella que contemple EL BIEN COMUN.

 

@rseenaccion
Lorena Lastagaray
2234212319

Te puede interesar
Últimas noticias