-
martes 23 de abril de 2024    | Algo de nubes 18.5ºc | Mar del Plata
No se puede escalar el conflicto | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
martes 23 de abril de 2024

Afternews

No se puede escalar el conflicto

sábado 30 de marzo de 2024
No se puede escalar el conflicto

Nos vamos a tomar una licencia y vamos a tratar de aportar algo positivo a la confusión nacional.

Venimos transitando una semana que nos abre muchas ventanas para pensar y discutir sobre las problemáticas que atraviesan la realidad argentina y si comenzamos por el principio nos podemos parar en el domingo 24 de marzo.

Miles de personas llenaron las calles y las plazas de todo el país para manifestar el reclamo permanente de mantener la memoria, verdad y justicia de las atrocidades cometidas por la última dictadura cívica militar que comenzó en 1976 y que finalizó en diciembre de 1983 con la vuelta democrática.

Cuando se detiene en las consignas más escuchadas aparece rápidamente la mencionada en el párrafo anterior y la que atraviesa las entrañas de un sector del pueblo que grita a los cuatro vientos ni olvido ni perdón.

Por primera vez, nos detuvimos ante la figura de una familiar de un joven desaparecido en este tiempo negro del país y le preguntamos ¿Cómo se puede crecer con un mensaje tan duro como el que reza: Ni Olvido, Ni Perdón? La sorpresa fue la respuesta. “Yo también me lo pregunto”

Usemos esto para entender que es posible que una consigna individual no sea una consigna colectiva. No es un pedido de dejar de lado esa consigna, todo lo contrario, es un pedido de avalar esa frase para aquellos sufrieron en carne viva el horror del terrorismo de estado, pero es un fuerte llamado a detenernos a pensar si este mensaje puede ser para la sociedad entera.

¿Quién puede atravesar la vida sin poder perdonar? Las pancartas de Memoria, Verdad y Justicia presentadas por la comisión permanente de los derechos humanos es una invitación colectiva a continuar la vida de una sociedad que se sostiene en la república y que usa sus herramientas para mirar al futuro.

Las fosas comunes, los vuelos de la muerte, el plan sistemático de exterminio, todo demostrado en el juicio a las juntas, que convirtió a nuestro país en un ejemplo mundial sobre la acción de una república con respecto a sus dictadores. Nos demuestra que la verdad de lo ocurrido está comprobado y juzgado, por lo tanto, quedará grabada en la memoria por siempre.

Necesitamos seguir escribiendo la historia de Argentina sin repetir los mismos errores que solo sirvieron para escalar los conflictos.

La semana continuó con la mayor cantidad de telegramas de despidos y anulación de contratos de trabajo en el empleo público que jamás se vio.

Cuando comienza el camino de conocer las historias particulares de los involucrados en esas decisiones del gobierno nacional, las realidades son bien disimiles.

Había personas trabajando en organismos que llevaban más de 18 años de contrato, sin haber pasado a planta permanente, había hombres y mujeres contratados en los últimos meses del gobierno de Fernández. Oficinas que no van a volver a abrir y tareas que ponen en riesgo actividades privadas, como la pesca ante la falta de mano de obra para cumplir con los requisitos necesarios para la salida de los barcos.

Acá también tenemos que obligarnos a pensar, detenernos y mirar la realidad. De qué estado presente me hablan si esos trabajadores contratados eran rehenes de la voluntad de un gobierno porque nunca les habían dado la cobertura laboral adecuada para que sostengan su empleo.

Es una relación desigual entre el trabajador y el estado que vive en una incertidumbre constante para conocer su futuro.

¿Cómo se vuelve de argentinos festejando despidos de otros argentinos? No se vuelve si seguimos haciendo lo mismo de siempre.

Hoy vivimos un tiempo de revancha, de un sector que vomita su rencor contra otro que en su momento realizó la misma práctica, vomitando su rencor contra los que hoy disfrutan. ¿Se entiendo por dónde vamos?

Argentina es un zigzag acciones que provoquen dolor y malestar a los que fueron los causantes de las desgracias anteriores. Por medio de la democracia fueron gobierno, o son gobierno, y solo actuaron bajo esa premisa, hacerle sentir el rigor al de la vereda de enfrente.

No podemos seguir escalando el conflicto, no debemos seguir escalando el conflicto, porque no se puede dividir la gente entre los que festejaban a Capitanich rompiendo la página de Clarín y los festejan “las descansadas” de Adorni en las conferencias de prensa.

No podemos quedarnos quietos como los detractores de Zafaroni, hoy aceptan en silencio la postulación de Lijo.

Lo único que nos resta saber es si estamos a la altura de semejante responsabilidad, desde este espacio no vamos a echar más nafta al fuego. No queremos, buscamos algo mejor.

Te puede interesar
Últimas noticias