-
jueves 25 de abril de 2024    | Nubes 10.9ºc | Mar del Plata
Los árbitros argentinos tienen su propio museo en Pergamino | Infobrisas | Noticias de Mar del Plata y la zona
jueves 25 de abril de 2024

POSTALES DE PROVINCIA

Los árbitros argentinos tienen su propio museo en Pergamino

domingo 31 de marzo de 2024
Los árbitros argentinos tienen su propio museo en Pergamino

Entran a la cancha pero nadie hincha por ellos. Los cantos en la tribuna suelen nombrarlos, aunque casi siempre de manera poco amigable. Sin duda, son hombres y mujeres de gran temple y firmes convicciones. Si un delantero erra un gol imposible se dice que es mala suerte, si ellos se equivocan en una decisión, los defenestran. Muchos de sus nombres han quedado en la memoria del mundo futbolero y son duda forman parte de la gran historia del fútbol argentino. Es por eso que merecían un lugar para que se los reconozca y con ese fin nació en la ciudad de Pergamino, en el norte de la provincia de Buenos Aires el Primer Museo del Arbitro. Fue fundado el 19 de noviembre de 2014 en la delegación local del Sindicato de Arbitros de la República Argentina (SADRA) y fue declarado de interés municipal.

Raúl Merlino es uno de los mentores de este particular lugar donde se concentran los recuerdos del referato desde sus comienzos. En charla con POSTALES DE PROVINCIA, contó sus vivencias de esta profesión tan particular. " Hace veintisiete años que soy árbitro. Hace dos años que dejé la actividad de primera división, ahora sigo despuntando un poquito el vicio con el Senior, con otras misiones. Uno llega el arbitraje primero por curiosidad, porque me gustaba el fútbol, porque generalmente hemos sido cuando jovenes y arrancamos en esto, medio "maletas" para jugar al fútbol. Entonces, siempre le digo a los chicos ahora que soy instructor, una vez que entras en este mundo es muy difícil abandonarlo. Y así que hace veintisiete años que estoy, y aparte la suerte de poder organizar la actividad en Pergamino, en la zona norte, integrar un sindicato que la verdad nos dio una herramienta legal para organizarnos, así arranqué y así sigo.

¿Cómo es que llegan con ganas de ser árbitro? Porque es un es un rol muy importante, pero siempre complicado porque te critican, te insultan, si no te insultan los jugadores, te insultan la gente afuera, ¿qué  qué es lo que enamora a un jóven para querer ser árbitro?

Para Raúl,  a esto hay que dividirlo en dos etapas y en dos épocas. "Hasta hace aproximadamente seis, siete años era una cuestión de que les gustaba el fútbol, que querían ver, que tenían un amigo, que tenían un pariente. Hoy, y hace ya unos años, que se ve como salida laboral, estrictamente. Y los que somos instructores, estamos a cargo de un grupo, tenemos que cambiar el chip, porque en la época mía cuando arranqué te decían, si vos venís por el por el dinero, vas por mal camino. Esto es una actividad, una profesión que se ama. Hoy no, hoy realmente los jóvenes, en su gran mayoría, más allá que les interese el fútbol, también se acercan viendolo como una actividad con salida laboral, y que en la mayoría de sus casos no está tan mal renumerada. Ahora, con ese propósito solo no basta. Hay hay un montón de factores que son los que califican a los árbitros, ya sea el cronológico por la edad que tiene y cultural por el estudio que tiene. El físico según su contextura, sus características físicas, la edad es fundamental, y también después la personalidad y el conocimiento, y el desarrollo de la función. O sea, que solamente por el hecho de entrar en una actividad donde pueda tener una salida laboral, no puede garantizar que sea árbitro."

Como surgió la idea de crear un museo? Raúl cuenta que fue casi una cuestión familiar la que disparó el proyecto. "Siempre fui guardando la indumentaria, las fotos que me he sacado, ahora con el celular es mucho más fácil, ¿no?. Antes sacarse una foto, en una cancha, con algún una personalidad o algo, era más difícil. Fui acumulando cosas en mi casa y un día mi mujer me dice, bueno, ¿qué vas a hacer con todo esto? Y ahí pensé realmente también en reconocerle a todos los colegas que habían pasado por mi ciudad, a los cuales he conocido y fui amigo de la mayoría. Entonces necesitaba un lugar donde se los recuerde realmente y sean reconocidos. Yo tuve tres años, gracias al sindicato ( SADRA), colaborando en el Consejo Federal. Conocí muchos árbitros, muchos árbitros internacionales, muchos ex árbitros. Y el primer puntapié me lo dio Carlos Espósito cuando me dio un montón de cosas del Mundial 1986."

De a poco se fueron sumando objetos y recuerdos que con el tiempo se transforman en elementos de un valor afectivo incalculable para todos aquellos que han impartido justicia dentro de un campo de juego. "Néstor Pitana nos acercó cosas de su paso por el Mundial, al igual que Darío García como asistente. En su momento Néstor Pezzota con la Copa América, nos visitó el Patito Lustau, trayéndome cosas de las Copas América, de la FIFA, Hernán Maidána, o sea, gracias a poder conocer a todos esos árbitros, la confianza, fueron invitados al museo, la gran mayoría lo visitaron, orgullosos de de lo que había, y a su vez nos traían elementos. Ahora se nos visitó Saúl Laverni, han pasado cantidad de árbitros realmente de jerarquía. También la idea del museo es reconocer a los locales. Tenemos una un sector donde todos los árbitros que han pasado por Pergamino, de por lo menos que tenemos uso de razón y pudimos recolectar imágenes, tienen su foto en en un lugar de la pared del museo."  

En décadas pasadas, el árbitro de fútbol siempre vestía de negro, por lo que se ganó el mote de "cuervo". Sin embargo, en los inicios la indumentaria era totalmente opuesta. " A lo mejor no se ve muy específicamente, pero en realidad, en los primeros años, el árbitro empezó a jugar de blanco. Tenemos nosotros una camisa y un pantalón largo de un hombre ya fallecido, que fue uno de los pioneros arbitrarios y era todo blanco. Yo creo que sería en la década del treinta, no lo tengo bien presente, pero tenemos hasta fotos de la época. Después empezó a utilizar la indumentaria negra, el pantalón corto, y por el reglamento general de AFA decía que tenía que ser de color negro. A fin de década del ochenta se comenzó a incursionar en los colores, pero fíjate que en Argentina se sigue manteniendo que el pantalón se conserve negro, se puede cambiar la casaca y las medias, pero el pantalón se sigue conservando negro. Hubo algunas muy particulares como la amarilla que usaba Castrilli en los 90 o la fucsia de Lamolina en el Mundial 94."

Cuando viajan para dirigir un encuentro, los árbitros deben ser previsores en cuanto al color de sus camisetas." Tenemos tenemos tres colores en el en el bolso, mínimamente. Un color claro, uno color negro y un color oscuro alternativo por el caso de que algún equipo use color negro. No es muy común, pero por ejemplo acá en la ciudad hay dos equipos que tienen camisetas similares y la alternativa es negra. Inclusive en primera división también creo que Barracas tiene una una casaca negra."

Fotos, camisetas, banderines, carnets, cada rincón del particular museo es motivo de recuerdos y anécdotas. "Tenemos objetos muy particulares, por ejemplo un silbato de fierro de la época de los árbitros del ferrocarril. Tenemos el reloj y el balón que usó Expósito en la semifinal de Uruguay y Argentina en el 85, previo al Mundial 86. Tenemos tarjetas acrílicas viejas, las antiguas. O sea, hay un montón de objetos que son invaluables, no lo económico sino en lo simbólico."

Por supuesto, que tanto en lo profesional como en el fútbol chacarero o de las ligas de pueblo, cada referee tiene alguna anécdota de momentos difíciles que con el tiempo se recuerdan con cierto humor. Recuerda Raúl Merlino: " En un torneo argentino, por ejemplo, a la terna arbitral la tuvo que sacar de la cancha la policía, decían vamos a la comisaría, y le respondían negativo, los están esperando; vamos a la terminal, negativo, los están esperando. Se tuvieron que esconder en un monte durante dos horas hasta que se vaya la gente. Yo también tuve que salir de alguna cancha medio medio complicado, con la infantería rodeandome. Una vez se dio que dirigí en una semifinal a un equipo, y bueno, expulsé cuatro o cinco jugadores. Al soguiente torneo en la segunda fecha me toca el mismo equipo, o sea, como que se equivocaron en la designación. Y les volví a echar los mismos cuatro jugadores. Ese día sí casi se mete el patrullero adentro de la cancha para sacarme."

 

Se dice que los árbitros no deben revelar de que equipo son hinchas, aunque en los pueblos donde casi todos se conocen, es muy difícil mantener el secreto. Y para Raúl esto no significa ningún inconveniente. "En toda ciudad y en todo pueblo, todos saben de qué club es el árbitro que dirige en los partidos de los equipos locales. Porque uno ha jugado en inferiores, ha ido a la cancha, pero yo no conozco ningún caso en que esto haya significado una ventaja o haya beneficiado a alguien. Generalmente, por ejemplo, a mí lo que me pasa es que yo tuve un hijo jugando bastante desde categoría infantil hasta primera, y yo nunca pude dirigir al equipo que jugaba él. Esas cosas si se cuidan, pero despues nada más. Si no, no podés ser árbitro."

Como amantes del deporte mas popular del mundo, los árbitros también tienen sus ídolos, y en este caso Merlino guarda en el museo algo que tiene que ver con su jugador preferido, Juan Román Riquelme: una pelota con la que la figura de Boca le metió un gol de tiro libre a Tigre y que el árbitro Gustavo Bassi le obsequió sabiendo de su admiración. 

El Primer Museo del Arbitro se encuentra en la calle Somoza 150 de la ciudad de Pergamino y se lo puede visitar de lunes a viernes.

Temas de esta nota
Te puede interesar
Últimas noticias